Fotografía con drones, mitos y leyendas

Las posibilidades para la realización de vídeo y fotografía aérea que han demostrado aportar los drones es hoy en día incuestionable. Esta creciente popularidad viene acompañada de ciertas polémicas, unas más acertadas que otras. En este artículo damos una pasada de vuelo por los mitos de la fotografía con drones.

1. Los Drones son herramientas peligrosas.

Por un lado, es cierto, por otro lado, un poco de sentido común. Vuelan, cogen cierta altura, no pesan mucho pero si caen a plomo desde cierta altitud el destrozo o el daño está garantizado, tienen hélices que giran a gran velocidad, pueden chocar… Vamos a ver, es cierto, pueden ser peligrosos en manos de un inconsciente, pero independientemente de la estricta normativa legal que si vuelas o fotografías por hobby no necesitas conocerla con exactitud, lo que hay que ponerle al asunto es un pelín de sentido común. No realices vuelos muy cerca de personas o encima de ellas, no vueles en entornos urbanos, no te metas cerca de terreno aeroportuarios… Se pueden obtener extraordinarias fotos de paisaje en bellísimos espacios abiertos con puntos de vista antes impensables si planificas tu sesión fotográfica con un poco de cabeza. Existen aplicaciones para ordenador, para Android e IOS que te facilitan la localización de espacios abiertos con mucha facilidad, ICARUS RPA, AIRMAP, son algunas de las más conocidas.

2. Invasión de la privacidad y repercusiones legales.

Volvemos al sentido común. No te metas en la parcela de tu vecina que sabes que está tomando el sol… En realidad en espacios públicos abiertos un dron no invade más la privacidad que un fotógrafo en tierra cargado con una cámara. Además las lentes que montan este tipo de aparatos suelen ser casi todas grandes angulares con lo que al alejarte lo mínimo se reconocerán que son personas pero no qué persona es. Debes saber que existen ubicaciones militares, de seguridad, nucleares que no está permitido el vuelo ni la fotografía, las aplicaciones para móviles u ordenadores que te he comentado antes te facilitan la localización de los sitios «prohibidos». Es mejor no ser demasiado aventurero, evitar la captura de imágenes en zonas no autorizadas, y nada de asaltar el jardín del vecino por mucha pericia voladora que tengas. Las repercusiones legales pueden ser serias.

3. Calidad deficiente de las imágenes obtenidas mediante drones.

Hoy en día, Enero de 2018, discutible, mucho. La respuesta corta es que no es cierto. Los drones de gama alta y algunos de media pueden hoy en día dar una calidad fotográfica casi sobresaliente.

Existen en este momento aparatos dotados de sensores de buen tamaño y con capacidades para la modificación de diafragma, velocidad, temperatura de color, etc. ¿Cuál es el problema principal para obtener material gráfico de nivel? Disponer de conocimientos sobre fotografía. Al igual que con una réflex o compacta de alta gama es conveniente trabajar en modo manual, con todo lo que ello implica. Además el dron se mueve con lo que la «dificultad» técnica se incrementa. Si dispones de conocimientos sobre fotografía y tu dron está dotado de una buena cámara obtendrás sin duda alguna imágenes de gran callidad y con un importante factor de ampliación. Además como es obvio los puntos de vista que puedes obtener con uno de estos aparatos son totalmente impensables para la fotografía tradicional. Esta cuestión es así mismo totalmente extrapolable o aplicable al concepto «vídeo». Sensores que graban en 4K con espacios de color dedicados y opciones para aplicar 50 o 60 frames por segundo son habituales en aparatos de gama alta.

4. La fiabilidad de los drones en su manejo.

Doloroso pero cierto. Se producen fallos en su funcionamiento, cortes de motor, errores en sus actualizaciones software y un largo etcétera. Ahora bien, todo este tipo de fallos viene en la mayoría de ocasiones provocado por el mal uso y falta de cuidados. Llevo años trabajando con drones, fotografiando y filmando y sí he tenido percances, hasta pérdidas de aparatos por imposibilidad de arreglo tras el accidente, pero ¿sabes qué? Todos han sido por mi culpa, por exceso de confianza, por abusar y llevar a los extremos mis acciones. Si tienes tu aparato cuidado y actualizado, si tienes la prudencia de realizar pruebas después de las nuevas actualizaciones y no pecas de valiente será difícil que te encuentres con un problema serio y real. En Youtube hay miles de percances, de todo tipo iluminados que hablan de esto y de lo otro, pero si analizas con detenimiento el problema verás que la mayoría vienen provocados por excesos y faltas de atención, por no realizar las actualizaciones y mejoras como marca el fabricante. Volvemos a lo de antes, ten cabeza y utiliza el sentido común, no excedas tus capacidades ni las de tu aparato.

Debes conocer tu herramienta y utilizarla con fundamento, debes tener un mínimo conocimiento sobre la normativa legal, mantener como prioridad el sentido común y el respeto. Si operas así la fotografía con drones, la fotografía aérea, te aportará muchas momentos e imágenes inolvidables.

Fotograma extraído de una filmación… (No es una foto-Es un fotograma)

Fotograma extraído de una filmación

Fotografía

Fotografía, tiene mayor calidad que la captura de un fotograma

Comentarios cerrados.

  • Trabajos Aéreos con Drones en Granada, resto de Andalucía y Extremadura